El organismo agrícola

Ueli Hurter

Concebir y dar forma a la agricultura como una integridad viva, forma parte de los principios más importantes del impulso biodinámico. En particular, Rudolf Steiner introduce tres conceptos, habla de organismo agrícola, de la granja como individualidad y en la 8. Conferencia del principio del Yo. Estos conceptos pueden ser fuente de inspiración para avanzar un paso más cada vez de nuevo en la comprensión, en la observación y en las forma de creación de nuestra agricultura.

Si contemplamos la granja como organismo –sea como empresa, como pueblo o paisaje de un valle- entonces se habla de un organismo creado a partir de la naturaleza del entorno a través del cultivo. El modelo o ejemplo puede verse en los organismos naturales, en especial en cómo dan forma a los mamíferos. En éstos, cada uno de los órganos está al servicio del todo. En correspondencia, en el organismo agrícola las diferentes ramas de la explotación o empresa se convierten en órganos del organismo de la explotación. Esto abre una visión completamente nueva sobre cada una de las partes, que se ve a partir de ahora como órgano, es decir al servicio del todo y que desde este todo recibe buena parte de su función. El organismo es cerrado, este es su principio. Ello es posible por una parte gracias a una diversidad interna importante y por otra a través de un ciclo de materia cerrado de abono-suelo-forraje.

Steiner introduce con el concepto de “individualidad agrícola” un concepto cultural, rompe con ello el marco de la agronomía clásica. El ser humano como individualidad se torna en modelo para el todo de la unidad agrícola. Con ello, ésta se ve ampliada al concepto de organismo.

Un lugar que es cuidado y desarrollado durante años en este sentido, el de un todo, una unidad –granja, jardín, parque, paisaje- crea a su vez en sí mismo elementos que crearía la naturaleza en su dimensión íntegra. En esta relación de fuerzas entre lo especial y lo universal se fundamenta la identidad de una granja o explotación.

Los preparados biológico-dinámicos

Pierre Masson

En las ocho Conferencias de Rudolf Steiner sobre agricultura en junio de 1924, en Koberwitz, los preparados biológico-dinámicos adquieren un lugar central en las Conferencias cuarta y quinta. 90 años después, podemos comprobar que en la práctica de una agricultura biológico-dinámica, que se basa en una visión espiritual de las relaciones entre el ser humano, la tierra y el cosmos, y que se apoya en la creación de un organismo agrícola individualizado y cerrado, la producción y aplicación de los ocho preparados –que surgen de la investigación de la ciencia espiritual de Rudolf Steiner- se encuentran en el punto central.

Dos preparados de pulverización que se complementan:

El primero, el preparado de boñiga en cuerno, también llamado 500 (después de que Ehrenfried Pfeiffer descubriese 500 millones de bacterias anaeróbicas por gramo en el preparado y a listo), es preparado a partir de estiércol de vaca. Un cuerno de vaca se rellena con el estiércol de vaca y pasa 6 meses durante el invierno en un suelo fértil. El preparado está orientado fundamentalmente al fortalecimiento del suelo y el sistema radicular, la planta “se encuentra con él desde abajo hacia arriba”.

El segundo, el preparado de sílice en cuerno, también llamado 501, se prepara a partir de cuarzo finamente deshecho y rallado, que va ser introducido en un cuerno y enterrado durante 6 meses, en los que la tierra se encuentra sometida a las fuerzas del verano. Es como una “pulverización de luz”, y actúa a nivel de los órganos superiores de las plantas, de forma que “tira de las plantas desde arriba.”

Seis preparados, que normalmente son añadidos al estiércol del establo y al compost:

Cuatro de los seis preparados del compost atraviesan un proceso de fermentación dentro de una funda de origen animal enterrados en el suelo durante el invierno. Ello después de que antes hayan sido en parte colgados y sometidos a las fuerzas del verano. Para las flores de Milenrama (502) se utiliza una vejiga de ciervo, para la Chamomilla (503) un intestino delgado de vacuno, el cráneo de un animal doméstico para la corteza de roble (505) y el mesenterio de vaca para el Diente de león (506).

Otros dos preparados no necesitan una envoltura. Se trata del preparado de Ortiga, que se entierra y se desarrolla directamente en la tierra durante un año entero (504), y un extracto líquido de la flor de Valeriana (507).

La transformación de la materia viva (suelo, plantas, animales y alimentos), que resulta de la aplicación de mínimas cantidades de sustancias metamorfoseadas alquímicamente en los preparados, representa un impulso único, que caracteriza la agricultura biológico-dinámica.

Trabajo según los ritmos cósmicos

Jean-Michel Florin

En la práctica de la agricultura biodinámica, el aspecto de la influencia de los ritmos cósmicos ha sido y es contemplado y tenido en cuenta de manera muy diversa entre los productores. El margen se extiende desde las personas que piensan que el cielo hoy en día no tiene ya influencia alguna, hasta aquellas que tienen en cuenta de la manera más exacta posible los ritmos astronómicos. La relación directa entre los ritmos cósmicos (especialmente el ritmo sideral y la influencia de los 4 elementos) y las plantas, así como ha sido trabajado en los calendarios de horticultura, coincide con el anhelo de muchas personas de una nueva relación con la naturaleza y con las estrellas.

La agricultura trabaja con un juego interactivo entre gran cantidad de factores diferentes, que en la práctica son inseparables. Cada campo es un sistema totalmente abierto. Separar analíticamente las influencias externas es prácticamente imposible. Así, las condiciones meteorológicas, el clima local, el suelo, la forma de abonado y muchos otros factores actúan de forma conjunta. Todas estas condiciones pueden tener una influencia sobre la planta en cuanto a su receptividad hacia los ritmos cósmicos. Otro aspecto más, que es a menudo olvidado, pero que tiene una influencia importante siempre que se experimente con lo vivo, es el hombre mismo. Para la planta cultivada, el agricultor es una parte muy importante del entorno: a través de su atención, su entusiasmo y sensibilidad puede aumentar o disminuir ciertas influencias. Es interesante observar a diferentes personas en sus granjas o en sus campos de experimentación. ¿Por qué? Con ello se pueden percibir los límites de la investigación estadística, que elimina la variabilidad natural y la influencia del ser humano que está actuando a través de la valoración estadística. De esta forma podemos encontrarnos con agricultores que trabajan de forma muy efectiva con los ritmos cósmicos.

Ganadería respetuosa con el ser animal

Dr. Anet Spengler Neff

El método que utiliza e impulsa Rudolf Steiner en el Curso de agricultura es el de ponerse en el lugar del animal: su vida es el punto de partida para comprenderlo. Aquél que proceda de esta forma, tan sólo podrá crear unas condiciones de vida para los animales de manera que éstas muestren el verdadero ser y la vida del animal, contribuyendo así con el mejor aporte posible a la agricultura. Este método se implanta si muchas personas de forma individual lo practican, lo difunden y aplican los resultados. Entonces la agricultura cambiará y la ganadería se hará de forma sensata y respetuosa con el ser animal, en cada vez más lugares. La ganadería contribuye siempre pues con un entorno intacto y a una vida anímica creativa y diversificada. La condición para ello es que comprendamos a los animales correctamente.

Una buena relación entre el ser humano y el animal posibilita el desarrollo de nuevas capacidades tanto en los animales como en los seres humanos. Una parte del sentido de nuestra administración doméstica y de la cría de ganado radica probablemente en este desarrollo conjunto –es un desarrollo de lo anímico- y no solamente de los aspectos ecológicos, éticos y económico-alimentarios.

Investigación y desarrollo

Nuevos métodos de investigación

Dr. Uli Johannes König

Ya durante el curso de agricultura, Rudolf Steiner pidió a los agricultores que comprobasen las indicaciones que él les daba, además de examinarlas en la práctica. Aún a lo largo del encuentro de Koberwitz, con el objeto del intercambio de los resultados de investigación, fue fundado un Círculo de experimentación de agricultores antroposóficos.

Los temas que abordó R. Steiner, o eran especialmente complejos (por ejemplo la individualización del organismo-granja), o afectaban a un ámbito umbral entre medidas físicamente cuantificables y efectos etéreo-espirituales (por ejemplo los preparados o la regulación de mala hierba y parásitos por incineración). De qué forma había de ser investigado esto, no lo describió de manera explícita. Sin embargo del Curso de agricultura se desprende que el agricultor biológico-dinámico era contemplado idealmente como “meditante”, es decir investigador espiritual. No es necesario mencionar que ya para los agricultores de entonces significaba una elevada exigencia. R. Steiner daba por sentado con una cierta naturalidad, que los resultados obtenidos por él con un enfoque científico alternativo, habían de poder ser examinados y expuestos al exterior. Si miramos hoy el desarrollo de estos enfoques científicos alternativos, podemos entonces reconocer con claridad varias fases en las que se ha trabajado de manera muy diversa.

En las primeras décadas (las llamadas fases pioneras), personas individuales desarrollaron principios de investigación muy propios, que la mayoría de las veces fueron tan mal documentados, por lo que hoy prácticamente carecen de significado. Esta fase acabó aproximadamente en los años 70.

Una segunda fase que tuvo como objeto la discusión científica entre el método y las particularidades de la agricultura biológico-dinámica. Comenzó aproximadamente en los años 60 y dura hasta hoy.

Una tercera fase se ve caracterizada por el hecho de que el investigador, junto a sus colegas profesionales refleja su camino de conocimiento personal, y aprende cada vez más a intercambiar abiertamente sus experiencias hacia el camino espiritual. Esta fase comienza de forma relativamente oculta en los años 70 y se manifiesta con claridad a mediados de los años 90.

Principios de investigación

Métodos de creación de imágenes

A partir de la cuestión de Ehrenfried Pfeiffers (1930), de cómo se pueden hacer „visibles“las fuerzas de vida, surgieron en los años veinte los llamados „Métodos de creación de imágenes” (Cristalización de cloruro de cobre, cromatografía, imagen de gota). Estos métodos tienen en común el que se lleva un reactivo (sal, agua) a un estado tal, que por sí mismo se subordina a las imágenes que crean las fuerzas de vida, partiendo de una substancia a examen, para convertirse en el medio que permite la creación de una “imagen”. Esta imagen puede ser interpretado con algo de conocimiento especializado.

Goetheanismo

Al contrario que la forma común de análisis, el Goetheanismo intenta dejar hablar por sí mismo al el objeto de investigación. En vez de descomponerlo en partes aisladas, es descrito de forma íntegra dentro de su contexto. Se permanece siempre en el fenómeno, sin añadir una razón analítico-causal. Esta forma de observación puede ser utilizada para plantas individualizadas (por ejemplo en el cultivo selectivo) o también para la totalidad de la granja.

Investigación suprasensible-meditativa o el hombre como reactivo

Hasta los años 80 y como consecuencia de una viejo hábito del Movimiento antroposófico, no fue documentado nada sobre investigación suprasensible-meditativa. Pero sin embargo, si nos ayudamos con alguna que otra biografía de los pioneros biodinámicos, hay que reconocer rápidamente que sí se hicieron algunas cosas en este ámbito.

Desde hace aproximadamente una década la situación es otra. Existen toda una serie de iniciativas, muchas de ellas en el ámbito biodinámico, que con la ayuda de la percepción suprasensible directa intentan dar respuesta a muchas conmovedoras preguntas. En este contexto se da hoy en día algo muy característico. Muchas personas tienen interés y también la disposición, para tener ellos mismos experiencias suprasensibles. Por ello, cuanta más instruyan y forma den estas personas a sus capacidades, mejor posición tendrán a la hora examinar por sí mismos las experiencias de otras personas. El abismo entre el investigador, que aporta conocimientos y el que hace uso de ellos comienza a desaparecer. El agricultor, así como cada persona en su situación particular, puede intensificar su capacidad de juicio como “meditante”.

Investigación científica de la naturaleza

Ueli Hurter

Las organizaciones que representan a la agricultura biodinámica en los diversos países, asumieron a partir de la segunda mitad del siglo 20 como una de las tareas más importantes, el “demostrar” y concebir la Biodinámica científicamente. Surgieron algunos institutos de investigación, por ejemplo en Darmstadt/Alemania el Instituto de investigación biológico-dinámica en el año 1950, en Järna/Suecia el Instituto del Círculo de investigación nórdico en 1956, en Suiza el FiBL en 1973, en Holanda el Louis-Bolk-Institut en 1976, en los USA el Michael Fields Agricultural Research Institute en 1984. Se trabajó también conjuntamente con instancias universitarias. De esta manera aparecieron a partir de 1973 en la Universidad de Giessen por Eduard von Boguslawski (1905-1999) las primeras disertaciones sobre temas biodinámicos. Una posición relevante toma el DOK-Versuch -Experimentación de tres sistemas de cultivo como se explica a continuación- en Suiza, que fue impulsado por iniciativa política y por centros de experimentación públicos en colaboración con el FiBL como un experimento que compara a largo plazo, a partir de 1977 de tres sistemas de cultivo, dinámico-orgánico-convencional (DOK).

Resultados científico-experimentales

Dr. Jürgen Fritz

Los preparados biológico-dinámicos y la atención a las constelaciones de plantas en la horticultura son rasgos distintivos de la agricultura de la agricultura biológico-dinámica. Ambas medidas pueden ser definidas claramente como variables experimentales. Por ello la investigación sobre cultivo biológico-dinámico en la Universidades, se ha concentrado muy claramente en la aplicación de los preparados biológico-dinámicos y la experimentación sobre sistemas comparativos entre cultivo convencional, orgánico, biológico-dinámico.

En los estudios anteriores de Abele (1973, 1987), Spieß (1978), Kotschi (1980) se examinaba sobre todo si los preparados biológico-dinámicos variaban de forma significativa el desarrollo de las plantas. Fundamentalmente se observaron los objetivos que habían sido formulados por Steiner (1924) acerca del desarrollo de los preparados biológico-dinámicos:

  1. Armonización y normalización del crecimiento de las plantas

Las reacciones de las plantas a la aplicación de los preparados se manifestaban, fundamentalmente cuando las condiciones de crecimiento y almacenamiento no eran del todo óptimas. Esto se mostró en los ensayos expuestos de producción (Spieß, 1978), y de resistencia a la rotura del tallo del cereal (Jost & Jost, 1983). 

  1. Ayuda y apoyo a la salud de las plantas

La infestación por el oídio del pepino fue reducida significativamente, en comparación con el control, con aplicaciones de sílice en cuerno (Schneider-Müller, 1991). El número de gérmenes bacterianos, la descomposición y la putrefacción de zanahorias almacenadas fueron reducidos con los preparados de fumigación (Samaras, 1978).

  1. Mejora de la calidad de los alimentos

El contenido en nitratos de zanahorias y espinacas fue reducido, en comparación con el control, con la aplicación de los preparados biológico-dinámicos. Con el aumento del tiempo de almacenamiento de la espinaca y la aplicación de todos los preparados, el contenido en nitritos no aumentó mientras que el contenido en vitamina C prácticamente no disminuyó, comparativamente con el control sin aplicación de los preparados (El Saidi, 1982).

  1. Revitalización de abonos y tierra

En ambos ensayos de abonado continuado y duradero se manifestó una actividad microbiológica mayor del suelo en la variante biológico-dinámica comparativamente a la variante orgánica (Bachinger, 1992, Mäder et al., 2002).

En los estudios más actuales, las cuestiones sobre experimentación para la comprensión y el desarrollo de la aplicación de los preparados biológico-dinámicos se encuentran más en primer plano.

Este sondeo de la ciencia tradicional y la fundamentación de la biodinámica eran y siguen siendo para la aceptación por parte de la sociedad y para la capacidad de diálogo, de gran significación en la sociedad moderna del saber. Para la práctica y el desarrollo futuro del método tiene una función de acompañamiento. Junto a ello, en muchos países se han organizado siempre grupos regionales de agricultores y amigos de la agricultura, con diversos conocimientos de la materia, en comunidades de experimentación, que han trabajado de manera tanto práctica como intelectual en el desarrollo del impulso biodinámico. En algunas regiones, como por ejemplo en Alemania del norte, se ha incidido mucho en este tipo de trabajo y han surgido, tanto desde el punto de vista organizativo como de contenidos, comunidades de aprendizaje de alto nivel.

Peculiaridades de la agricultura biodinámica

El organismo agrícola

Ueli Hurter

Concebir y dar forma a la agricultura como una integridad viva, forma parte de los principios más importantes del impulso biodinámico. En particular, Rudolf Steiner introduce tres conceptos, habla de organismo agrícola, de la granja como individualidad y en la 8. Conferencia del principio del Yo. Estos conceptos pueden ser fuente de inspiración para avanzar un paso más cada vez de nuevo en la comprensión, en la observación y en las forma de creación de nuestra agricultura.

Si contemplamos la granja como organismo –sea como empresa, como pueblo o paisaje de un valle- entonces se habla de un organismo creado a partir de la naturaleza del entorno a través del cultivo. El modelo o ejemplo puede verse en los organismos naturales, en especial en cómo dan forma a los mamíferos. En éstos, cada uno de los órganos está al servicio del todo. En correspondencia, en el organismo agrícola las diferentes ramas de la explotación o empresa se convierten en órganos del organismo de la explotación. Esto abre una visión completamente nueva sobre cada una de las partes, que se ve a partir de ahora como órgano, es decir al servicio del todo y que desde este todo recibe buena parte de su función. El organismo es cerrado, este es su principio. Ello es posible por una parte gracias a una diversidad interna importante y por otra a través de un ciclo de materia cerrado de abono-suelo-forraje.

Steiner introduce con el concepto de “individualidad agrícola” un concepto cultural, rompe con ello el marco de la agronomía clásica. El ser humano como individualidad se torna en modelo para el todo de la unidad agrícola. Con ello, ésta se ve ampliada al concepto de organismo.

Un lugar que es cuidado y desarrollado durante años en este sentido, el de un todo, una unidad –granja, jardín, parque, paisaje- crea a su vez en sí mismo elementos que crearía la naturaleza en su dimensión íntegra. En esta relación de fuerzas entre lo especial y lo universal se fundamenta la identidad de una granja o explotación.

Los preparados biológico-dinámicos

Pierre Masson

En las ocho Conferencias de Rudolf Steiner sobre agricultura en junio de 1924, en Koberwitz, los preparados biológico-dinámicos adquieren un lugar central en las Conferencias cuarta y quinta. 90 años después, podemos comprobar que en la práctica de una agricultura biológico-dinámica, que se basa en una visión espiritual de las relaciones entre el ser humano, la tierra y el cosmos, y que se apoya en la creación de un organismo agrícola individualizado y cerrado, la producción y aplicación de los ocho preparados –que surgen de la investigación de la ciencia espiritual de Rudolf Steiner- se encuentran en el punto central.

Dos preparados de pulverización que se complementan:

El primero, el preparado de boñiga en cuerno, también llamado 500 (después de que Ehrenfried Pfeiffer descubriese 500 millones de bacterias anaeróbicas por gramo en el preparado y a listo), es preparado a partir de estiércol de vaca. Un cuerno de vaca se rellena con el estiércol de vaca y pasa 6 meses durante el invierno en un suelo fértil. El preparado está orientado fundamentalmente al fortalecimiento del suelo y el sistema radicular, la planta “se encuentra con él desde abajo hacia arriba”.

El segundo, el preparado de sílice en cuerno, también llamado 501, se prepara a partir de cuarzo finamente deshecho y rallado, que va ser introducido en un cuerno y enterrado durante 6 meses, en los que la tierra se encuentra sometida a las fuerzas del verano. Es como una “pulverización de luz”, y actúa a nivel de los órganos superiores de las plantas, de forma que “tira de las plantas desde arriba.”

Seis preparados, que normalmente son añadidos al estiércol del establo y al compost:

Cuatro de los seis preparados del compost atraviesan un proceso de fermentación dentro de una funda de origen animal enterrados en el suelo durante el invierno. Ello después de que antes hayan sido en parte colgados y sometidos a las fuerzas del verano. Para las flores de Milenrama (502) se utiliza una vejiga de ciervo, para la Chamomilla (503) un intestino delgado de vacuno, el cráneo de un animal doméstico para la corteza de roble (505) y el mesenterio de vaca para el Diente de león (506).

Otros dos preparados no necesitan una envoltura. Se trata del preparado de Ortiga, que se entierra y se desarrolla directamente en la tierra durante un año entero (504), y un extracto líquido de la flor de Valeriana (507).

La transformación de la materia viva (suelo, plantas, animales y alimentos), que resulta de la aplicación de mínimas cantidades de sustancias metamorfoseadas alquímicamente en los preparados, representa un impulso único, que caracteriza la agricultura biológico-dinámica.

Trabajo según los ritmos cósmicos

Jean-Michel Florin

En la práctica de la agricultura biodinámica, el aspecto de la influencia de los ritmos cósmicos ha sido y es contemplado y tenido en cuenta de manera muy diversa entre los productores. El margen se extiende desde las personas que piensan que el cielo hoy en día no tiene ya influencia alguna, hasta aquellas que tienen en cuenta de la manera más exacta posible los ritmos astronómicos. La relación directa entre los ritmos cósmicos (especialmente el ritmo sideral y la influencia de los 4 elementos) y las plantas, así como ha sido trabajado en los calendarios de horticultura, coincide con el anhelo de muchas personas de una nueva relación con la naturaleza y con las estrellas.

La agricultura trabaja con un juego interactivo entre gran cantidad de factores diferentes, que en la práctica son inseparables. Cada campo es un sistema totalmente abierto. Separar analíticamente las influencias externas es prácticamente imposible. Así, las condiciones meteorológicas, el clima local, el suelo, la forma de abonado y muchos otros factores actúan de forma conjunta. Todas estas condiciones pueden tener una influencia sobre la planta en cuanto a su receptividad hacia los ritmos cósmicos. Otro aspecto más, que es a menudo olvidado, pero que tiene una influencia importante siempre que se experimente con lo vivo, es el hombre mismo. Para la planta cultivada, el agricultor es una parte muy importante del entorno: a través de su atención, su entusiasmo y sensibilidad puede aumentar o disminuir ciertas influencias. Es interesante observar a diferentes personas en sus granjas o en sus campos de experimentación. ¿Por qué? Con ello se pueden percibir los límites de la investigación estadística, que elimina la variabilidad natural y la influencia del ser humano que está actuando a través de la valoración estadística. De esta forma podemos encontrarnos con agricultores que trabajan de forma muy efectiva con los ritmos cósmicos.

Semillas & Cultivo de plantas biodinámico

Peter Kunz

Las plantas son en su ser mucho más que aquello que la ciencia actual ve en ellas. El pensamiento reduccionista las ve como un complejo mecanismo biológico. Las plantas son seres vivos que viven en su ambiente desde la relación con otros elementos, forman substancia y toman forma en correspondencia a las relaciones que establecen con el entorno. De esta manera se convierten en la imagen cualitativa de su entorno. Uno de los objetivos más importantes que forman parte del cultivo y cría biodinámicos, es el de posibilitar la adaptación de las plantas a las condiciones específicas del lugar de las granjas.

La semilla es un bien esencial. Sin simiente no crece cosecha alguna. Todos los agricultores y horticultores la necesitan para la producción de los productos más variados. Desde hace tiempo, en los países industrializados se ha convertido en una regla el que ésta sea comprada como un medio de producción; tan solo raramente y únicamente con especies de fácil multiplicación, la semilla es producida por el agricultor mismo.

Las variedades que han sido creadas por el cultivo convencional, a menudo tan sólo mantienen sus promesas dentro del sistema general de una agricultura industrial con la ayuda de todos los productos utilizados en ella (abonos, herbicidas, insecticidas, reguladores del crecimiento, etc.). La agricultura ha tenido que adaptarse frecuentemente a las nuevas variedades industriales. Toda agricultura ecológica, que prescinda conscientemente de estas substancias de ayuda, necesita sin embargo de variedades de plantas que puedan desarrollarse bajo condiciones de cultivo que no sean siempre las más óptimas, que sean resistentes frente a parásitos y enfermedades y que sin embargo aporten buenas cosechas y la deseada alta calidad alimenticia.

Ganadería respetuosa con el ser animal

Dr. Anet Spengler Neff

El método que utiliza e impulsa Rudolf Steiner en el Curso de agricultura es el de ponerse en el lugar del animal: su vida es el punto de partida para comprenderlo. Aquél que proceda de esta forma, tan sólo podrá crear unas condiciones de vida para los animales de manera que éstas muestren el verdadero ser y la vida del animal, contribuyendo así con el mejor aporte posible a la agricultura. Este método se implanta si muchas personas de forma individual lo practican, lo difunden y aplican los resultados. Entonces la agricultura cambiará y la ganadería se hará de forma sensata y respetuosa con el ser animal, en cada vez más lugares. La ganadería contribuye siempre pues con un entorno intacto y a una vida anímica creativa y diversificada. La condición para ello es que comprendamos a los animales correctamente.

Una buena relación entre el ser humano y el animal posibilita el desarrollo de nuevas capacidades tanto en los animales como en los seres humanos. Una parte del sentido de nuestra administración doméstica y de la cría de ganado radica probablemente en este desarrollo conjunto –es un desarrollo de lo anímico- y no solamente de los aspectos ecológicos, éticos y económico-alimentarios.

Alimentación biodinámica

Renate Lendle

Incluso revolucionariamente, Rudolf Steiner desarrolla en su introducción del Curso de agricultura una ampliación de la visión científica predominante sobre la alimentación. La idea común de la ciencia es: construimos nuestro cuerpo a partir de nuestras substancias de alimentación de la tierra. Esto es válido únicamente, según Rudolf Steiner, para la cabeza, es decir para el sistema nervioso-sensorial. La alimentación substancial es utilizada fundamentalmente para aportar energía para nuestro sistema muscular de movimiento y abastecer a los órganos internos. La formación de substancia del cuerpo tiene lugar a través de la incorporación de elementos por nuestros órganos de los sentidos, los ojos, la piel, la respiración, o sea del cosmos. Imaginarse esto no es fácil. Una ayuda para ello es la observación cuantitativa de las sustancias, que habrían de ser remplazadas al renovarse el cuerpo humano de forma cíclica. Estas cantidades son muy pequeñas. A través de la alimentación diaria obtenemos una cantidad mucho más grande. Durante la digestión, se liberan fundamentalmente las fuerzas que se hallan en ellas y que sirven al cuerpo como estímulo y de alguna manera como “ejemplo”. Por ello es importante que los alimentos sean, a ser posible, sanos y vitales por sí mismos, de manera que podamos acoger y utilizar estas fuerzas para nosotros. De las fuerzas que recibimos a través de los alimentos, depende finalmente en gran medida el que podamos hacer realidad nuestra voluntad en el mundo. La agricultura biodinámica produce alimentos que nutren el cuerpo, el alma y el espíritu.

Nueva creación de formas económicas y sociales

Änder Schanck

Tan sólo se puede hacer realidad una agricultura ecológica o biológico-dinámica con más o menos éxito y en grandes dimensiones cuando, tanto las condiciones sociales como económicas en las que está inmersa la agricultura en su conjunto sean contempladas y se intente, por lo menos parcialmente, darles forma conjuntamente. El Movimiento biológico-dinámico ya intento muy tempranamente, en el último siglo, conseguir una base legal para los productos a través de directrices y un aval Demeter, para que los alimentos producidos de esta forma llegasen a los clientes.

Rudolf Steiner indica en su Curso de Economía nacional de 1922, que la división del trabajo es un pensamiento adaptado sin duda alguna a los tiempos y que responde al principio económico de autoabastecimiento. En el mismo curso insiste de forma clara que sin embargo, la agricultura representa en sí misma una excepción en esta relación y que para permanecer sana, ha de autoabastecerse en buena parte y valerse a sí misma con respecto a muchos aspectos. Abogó con firmeza para que, en el marco de sus exposiciones y exigencias por un organismo basado en la triformación social, este desarrollo moderno de la economía fuese al encuentro con las así llamadas asociaciones. Los actores de la vida económica, a los que denomina normalmente representantes de la producción, el comercio y el consumo, deberían encontrarse para regular los asuntos correspondientes de forma conjunta. Lo justifica así porque, entre otras cosas, en lo social todo juicio individual sería erróneo. Insiste cada vez de nuevo en la necesidad de llevar la razón y el sentido cívico a través de estas asociaciones, al ya de por sí ciego mercado.

¿Como se origino la agricultura biodinamica?

La agricultura biodinámica no aparece de forma gradual sino que tiene un origen claro y puntual: El Curso de Agricultura que mantuvo Rudolf Steiner en Koberwitz en Pentecostés de 1924. A lo largo de 10 días se mantuvo un curso especializado de agricultura que partía de la corriente de trabajo de la Antroposofía. Fundamentalmente se trataba de ocho conferencias, que fueron estenografiadas y publicadas paso a paso como libro tras el curso. A este libro le llamamos actualmente, junto a la razón histórica también, “Curso de agricultura”.

Para las personas ajenas a ello es seguramente sorprendente el que este Curso de Agricultura pueda constituir tanto como momento histórico, además de hoy en día también como texto la fuente para muchos miles de personas y para el Movimiento biodinámico. Y también es sorprendente que Steiner pudiese –no siendo agricultor- impulsar a estas personas y en este campo de forma tan profunda y tan permanente.

Agricultores de su entorno rogaron a Rudolf Steiner dar este curso sobre agricultura. Estos agricultores sentían la necesidad de una renovación en profundidad de este ámbito de trabajo y de vida. Steiner da respuesta y trata las preguntas de los agricultores y por ello, en muchas ocasiones, en las conferencias hacen referencia y parten de las condiciones de tradición y también modernistas en las que se encuentran inmersos los participantes. Por otra parte, Steiner como investigador espiritual, trata muchos aspectos de forma principal y habla de las relaciones entre las condiciones productivas de suelo, planta y animal en la agricultura, hace indicaciones sobre visiones profundas y amplias perspectivas. Además, Steiner introdujo medidas prácticas totalmente nuevas, por encima de todo los preparados.

En Koberwitz fue ya creado el Círculo de experimentación de agricultores antroposóficos. Esta asociación ha coordinado los trabajos de experimentación prácticos en las diferentes regiones, tomado en su mano la preparación y distribución de los preparados, impulsado el trabajo de investigación, organizado encuentros, fue fundada una revista, etc. Tras este ejemplo han surgido hasta hoy en muchos países asociaciones para el cuidado y mantenimiento del impulso biodinámico y son aún la columna vertebral de organización del Movimiento.

El nombre “biológico-dinámico” no proviene de Rudolf Steiner, sino que fue introducido en los primeros años después del Curso. Se cuenta que uno de los grupos hacía más hincapié en lo biológico o las leyes de lo vivo mientras que el otro grupo insistía más en el trabajo con las fuerzas o lo dinámico. Como síntesis de ello surge entonces el concepto de biológico-dinámico. Demeter, como palabra y marca, es introducido en los años 30, como aval y sello de calidad de los productos. En el año 1997 se funda Demeter internacional, para coordinar de forma federativa la política de la marca.

La Sección de Ciencias naturales del Goetheanum fue el socio y la referencia más importante para las personas y para el trabajo en las granjas. Ya en el primer invierno tras el Curso de agricultura, 1925, se llevó a cabo en el Goetheanum el primer Congreso de agricultura. Desde entonces y hasta hoy ha tenido lugar cada año este Congreso. Este Contemplado desde una perspectiva histórica, este Congreso constituye dentro del desarrollo del año un acontecimiento importante para las personas que están relacionadas con el impulso biodinámico. Cada año tiene una temática de actualidad y se compone de informes de experiencias, de informes de investigación, del estudio de base de la Antroposofía y de aportaciones artísticas. Desde unos humildes comienzos se ha desarrollado como un evento que reúne actualmente a unas 700 personas de 30 países.

En el Movimiento biodinámico vive la consciencia de que los principios y bases fundamentales del Curso de agricultura, son relevantes y vigenetes para un período de tiempo amplio. Su forma de entenderse y su aplicación práctica han de ser abordadas cada vez de nuevo por cada generación. La cuestión acerca del potencial de desarrollo actual del Movimiento biodinámico, depende hoy en realidad de las posibilidades individuales y su capacidad de trabajo asociativo.

De forma complementaria se halla cada vez de forma más importante el re-conocimiento y la voluntad de trabajar conjuntamente en alianzas. Esto es válido tanto para el trabajo cooperativo dentro del Movimiento biodinámico como para el trabajo de cooperación con el Movimiento Bio y con la sociedad civil a nivel mundial. El Informe agrario mundial de fue publicado en abril de 2008 ha mostrado de forma clara que una agricultura ecológica, regional, multifuncional y basada en el conocimiento de la experiencia, puede hacer frente de forma óptima a las exigencias y necesidades del futuro. El Movimiento biodinámico, como movimiento pionero de la agricultura ecológica, y como uno de los círculos tanto antes como ahora más innovadores, desea y puede ser una aportación a este gran reto.

To top

Contents and red thread of the Agriculture Course (Kopie 1)

Ueli Hurter

The content of the Agriculture Course 

First lecture

Rudolf Steiner began the first lecture by describing the difficult economic situation that agriculture finds itself in and said that as well as widening the horizons of agriculture itself, the development of a more healthy economy would also be an objective of the course. Right at the start he extends the context of what is relevant to agriculture to include the very circumference of the universe. He gives the example of the compass: The reason why the compass needle points to the north is not to be found within the compass but in its connection to the magnetic field of the whole earth. The plants are likewise connected with their entire planetary surroundings. The outer planets saturn, jupiter and mars work via siliceous substances upon the nutritional qualities of plants and the inner planets moon, venus and mercury via the calcium substances upon their reproductive power.


Second lecture

In the second lecture the concepts of the agricultural organism and individuality are introduced. In comparison to the human being the agricultural individuality is standing on its head, the soil being equated with the diaphragm. The functions of silica, calcium, clay and humus are described. The plants in all their diversity and differentiation stand fully within the cosmic rhythms of life. Animal life is partly emancipated from these influences and human life to an even greater extent,. Farm animals provide the manure which is so essential for developing the fertility of the site. The agricultural activities of soil, plant and animal are embedded within the polarities of above and below, sun and earth, cosmic and terrestrial etc.. The greater planetary structures of life are reflected in the lesser structures of life of the agricultural individuality. How the one corresponds with the other is described using examples including that of seed formation.


Third lecture

In the third lecture Rudolf Steiner speaks of the substances which make up protein, the bearer of life on the earth: Sulphur, carbon, oxygen, nitrogen hydrogen. These substances are the carriers or the physical manifestations of active spirit principles and they are described in the following way. Sulphur is the expression of spiritual forces that bring about materialisation, carbon is the bearer of creative and formative forces, oxygen is the carrier of life, nitrogen of the sensitivity-bearing forces and hydrogen has the task is to lead the material back into the spirit. These 'five sisters' are accompanied by calcium (craven desire) and silica (aloof gentleman). It can be sensed how spirit activity, qualities of soul and a living vitality are expressed within these processes.


Fourth lecture

The fourth lecture sees a transition from fundamental principles to practical indications. The working together of forces and substances is presented using a further example, nutrition. The perennial nature of trees is characterised and leads on to a consideration of compost and the processes of humus formation. The care of compost is addressed in a practical way. The way materials should be layered, how lime can be used, the kind of covering needed are spoken of very concretely. The listeners are encouraged to use their noses to determine whether the compost is developing in the right way. Then comes an encouragement to improve the manure still further. This leads to a description being given of the making and using of the horn manure preparation. A ground breaking innovation that was introduced in all its simplicity. The silica preparation is then briefly described. These two prparations supplement one another 'the one pushes from below, the other draws from above'. Horn manure preparation promotes a healthy soil and stronger rooting, horn silica enhances quality in the leaves, flowers and the formation of fruit.


Fifth lecture

In the fifth lecture the compost preparations are described. By way of introduction more basic information is shared on manuring. Readily soluble mineral fertilizer is not able to stimulate life, traditional farmyard manure manure should be treated in the best possible way and applied. Despite all this the farm still has a deficit of forces since more leave the farm with the harvest than can be replaced by purely natural organic processes. A balance can be regained by using dynamic measures, the preparations.


First the yarrow preparation is described: Yarrow flowers (Achilea millefolium) are gathered, moistened and placed the bladder of a stag. The filled bladders are hung up in the sun over summer and dug into the soil in the autumn.They spend the winter in the ground and in spring when they have been dug up they will have turned into a humus-like substance which can be stored until the manure, compost or liquid manure is ready to treat. Only very small homeopathic amounts are needed. This preparation supports the potassium process. 
For the second preparation the flowers of chamomile (Matricaria chamomilla) are collected and dried. In autumn the flowers are moistened and filled into the small intestine of a slaughtered cow. These chamomile sausages are al so buried in the earth over winter and dug out in spring. Its use supports the calcium processes. 
The third is the stinging nettle preparation. Nettles (Urtica dioica) are cut down just before flowering, wilted a little and buried without any animal sheath. They stay in the ground for a whole year. This preparation helps the soil to become intelligent; it guides the nitrogen processes in the right way. 
Next comes the oak bark preparation. Fresh oak bark if possible from the English Oak (Querqus robur) is ground up finely and placed in the skull of a domestic animal. A wet place is chosen in which to bury it over winter. This preparation supports plant health.


The fifth preparation is the dandelion preparation. Dandelion flowers (Taraxacum officinale) are gathered in spring and dried. In autum the mesentery of the slaughtered cow is used to enclose the moistened flowers. It is then also buried over the winter. Its use supports the silica processes. 
Finally there is the valerian preparation. Flowers of valerian (Valeriana officinalis) are collected and fresh pressed. Left in the sun for a while and stored in bottles, the juice keeps well. Like the other preparations it is added in very small amounts to the various farm composts. This preparation supports phosphorous processes.

 

Sixth lecture

The sixth lecture addresses questions around weeds, pests and plant disease. In order to achieve something in this field, the grand macrocosmic pictures presented in the first two lectures are now methodically applied. Annual weeds are particularly noted for their strong reproductive capacity. This comes from the inner planets, especially the moon. How can the fields and the weeds growing on them be treated so as to hinder the appearance of so many weeds? Seeds of these weeds can be gathered and burnt. The resulting ash is then sprinkled over the fields. Repeated for up to four years, this treatment will impede the growth of these plants on that location. With animal pests the principle is the same but more complex in practice. The field mouse is given as an example, the skin of the mouse is burnt when venus is in scorpio. With insects – the example of the root nematode is given – burning takes place when the sun is in taurus. Finally the problem of plant disease is addressed. This is essentially about diverting the excessive moon forces which are strongly mediated by water. This is achieved by treating the areas affected with a tea made from the common horsetail (Equisetum arvense).


Seventh lecture

The seventh lecture deals with the principles and practice of landscape design through agriculture. The formative-structuring function of the tree is described in relation to its surroundings: Fruit forming processes are concentrated in the tree's crown, its life is carried in the cambium while among the roots life activity is relatively weak. The insect world is very intimately linked into this structuring. Special mention is made here of earthworms 'these golden creatures'. The birds living with the trees form a connection to the woodlands and the wider circulation of air currents. The butterflies flutter around the flowering herbs. The influence of forest areas and the function of moist biotopes in reducing the effect of parasites and disease pathogens, is described. A reduction in the farm's productive area in favour of ecological balance can bring overall benefits to the farm. This could even become a statutory requirement – said Steiner in 1924! Hedges were mentioned as a healthy source of leaf fodder for ruminants. To conclude he turns to the wider processes of 'give and take' in nature. 'The plant gives and the animal takes in the household of nature'

 

Eighth lecture

The eighth lecture concerns the feeding of livestock. The nature of animals, plants and their relationship to one another was once again described. Animals have clearly developed polarities between their nerve-sense and metabolic-limb systems. Terrestrial substances and cosmic forces are active in the head region while in abdomenal region there are cosmic substances and terrestrial forces. These relationships were then contextualised for the human being: The brain is made of material substance while the thinking process involve forces of cosmic origin. The human 'I' is able to think upon the ground of the brain. The animal is unable to develop thoughts and so this untapped potential for ego development remains latent, not in the brain, but in the content of its intestinal tract. If this material excreted as dung is brought to the roots of plants as a manure fertilizer, its 'ego-potentiality' will bring about optimum plant growth. These plants are then eaten by the animals. In this way a farm becomes a closed organism in a wider spatial and temporal sense, an individuality. 
Some very specific feeding recommendations are then given. The root is particularly suited as a food for nourishing the head region and it is from the head of a young animal that the rest of its organism develops, hence the importance of feeding carrots to young calves. Good hay and linseed is added to the diet of young cattle so that the healthy formative growth forces have room to develop. For the feeding of dairy cows the green leaf is the most important plant organ, especially leguminous plants like clover and lucerne. This can be supplemented with flowering plants and seeds by for example grazing herb-rich pastures or feeding herbs. With fatstock including pigs 'those wonderful heavenly animals' plants should be chosen whose seeds contain plant oils and fats. Attention is also drawn to the importance of a good salt quality. These principles need to be adapted to individual situations. Finally at the end of the course the focus returns to a farmer's own responsibility and sense of judgement: 'It makes a big difference whether these things are spoken about by a farmer or by someone with very little connection to agriculture'.

 

Regarding study of the Agriculture Course

The eight lectures and question and answer sessions can be read and studied in many different ways. They can be read from a practical point of view, how should something de done? Agronomic aspects can also be considered, how can plant growth, manuring or the nature of an animal be understood? Or from an anthroposophical viewpoint, how is the theory of evolution or the relationship between spirit and matter presented? Each one of these approaches has been used by successive generations over the last 90 years and each has its own value.

Steiner always saw the results of his spiritual scientific research as being an extension of current knowledge within a particular field both in practice and in theory. He developed spiritual science methodology and presented it in a very transparent and publically accessible way. A basic understanding of anthroposophical principles was a pre-condition for participating in the Agriculture Course.

The particular agricultural, social and scientific context of the 1920s naturally colours the way Steiner spoke especially since he always sought consciously to link on to the concrete conditions of the time. From an increasingly distant historical perspective however, such time limited aspects can be ever more clearly distinguished from the essential core principles that were presented. It remains the case however that even after 90 years we have not nearly exhausted what can be gleaned from the wisdom of this course on so many levels. Many people have experienced and continue to experience the Agriculture Course as a source of inspiration and engagement for their work on the field, in the laboratory, kitchen, shop or office – and we can well imagine that this will remain the case for many years to come.

 

The position of the course in the world

To start with the Agriculture Course was only available on loan to a few people as a numbered manuscript. In the 1950s it was published as part of Steiner's Complete Works in the form of a book. The eighth edition is currently on the market with over 10,000 copies being sold. It has been translated into over 25 languages. Interest in the course is continually growing. The thoughts and images contained in these lectures have also influenced the entire organic and ecological farming movement. Rachel Carson was for instance inspired via her friend and biodynamic gardener Marjorie Spock, to write her seminal book 'Silent Spring' (1962). It is significant that the World Agriculture Report (2008) in considering the future direction of agriculture, came to conclusions that were already expressed using other words in the Agriculture Course on both a principle and detailed level. Even with regard to the economic questions which have become so urgent today in the field of agriculture and food, important ideas were sown during the 1924 lectures. 
In conclusion it can be said that many treasures hidden in the Agriculture Course are yet to be uncovered and that its historical mission is still unfolding. We very much hope that wider public interest in the principles and practical indications found in Rudolf Steiner's Agriculture Course will continue to contribute in a significant and meaningful way towards an agriculture of the future.

The Agricultural Course (GA 327) is available in the following languages

Afrikaans

Steiner, R. (2009). Lewenskragtige Boerdery. Die basiese Landboukursus van 1924. Biosinamiese Lanbouvereingiging van Suider-Afrika, Stellenbosch. ISBN: 978-0-620-44394-4

German
Steiner, R. (1999). Geisteswissenschaftliche Grundlagen zum Gedeihen der Landwirtschaft - Acht Vorträge, gehalten in Koberwitz bei Breslau vom 7. bis 16. Juni 1924. Rudolf Steiner Verlag, Dornach.

English (USA) 
Steiner, R. (1993). Agriculture. Spiritual Foundations for the Renewal of Agriuclture. Bio-dynamic farming and gardening Association, Inc. Kimberton, Pennsylvania. ISBN: 0-938-250-37-1

English (UK)
Steiner, R. (1974). Agriculture. Bio.dynamic Agricultural Association, London. ISBN: 0-9503780-4-6

Finnish
Steiner, R. (2004). Maatalouskurssi. Biodynaaminen Yhdistys ry, Tampere. ISBN: 951-9442-35-9

French
Steiner, R. (1993). Agriculture. Fondements Spirituels de la méthode bio-dynamique. Editions Anthroposophiques Romandes, Genève. ISBN: 2-88189-058-X

Hebrew (IL)

רודוף שטיינר (1998). חקלאות ביו-דינאמית. הדרך הטבעית לחיים

בריאים וטובים יותר. הוצאת אסטרולוג, הוד השרון, ישראל

Italian
Steiner, R. (2003). Impulsi scientifico-spirituali per il progresso dell' Agrigultura. Editrice Antroposofica, Milano.

Japanese
ISBN978-4-7565-0087-8   C0061

Latvian
Steiner, R. (1995). Garigo zin?t?u pamati lauksaimniecibas uzplaukuma sekm?šanai. Riga.

Polish
Steiner, R. (2003). Kurs rolniczy. Podstawy myslenia ca?osciowego w rolnictwie ekologicznym. Bielsko-Bia?a.

Portuguese
Steiner, R. (2000). Fundamentos da agricultura biodinâmica. Vida nova para a Terra. Editora Antroposófica, São Paulo, Brasil.

Russian
ISBN: 5-88000-037-0 URL: bdn-steiner.ru/cat/Ga_Rus/327.doc

Serbian/Croatian
Štajner, R. (2010). Poljoprivredni Kurs. Duhovnonaucne osnove za napredak poljoprivrede. Jezgro, Vršac. ISBN: 978-86-88527-01-9

Slovenian
Steiner, R. (2011). Temelji uspešnega kmetovanja v o?eh duhovne znanosti. Kmetijski te?aj. AJDA Vrzdenec, Lubljana. ISBN: 978-961-92468-5-6

Spanish (ES) 
Steiner, R. (2009). Curso sobre agricultura biologico dinamica. Editorial Rudolf Steiner, Madrid.

Czech
Steiner, R. (1996). Zem?d?lský kurz . Kosmické a terestrické podmínky zdravého zem?d?lství. Pro-Bio Šumperk, Šumperk.

Hungarian
Steiner, R. (1963). A mezögazdálkodäs gyarapodásának szellemtudományos alapjai. Elöadások a biodinamikus gazdálkodásról. Genius.