Investigación y desarrollo

Nuevos métodos de investigación

Dr. Uli Johannes König

Ya durante el curso de agricultura, Rudolf Steiner pidió a los agricultores que comprobasen las indicaciones que él les daba, además de examinarlas en la práctica. Aún a lo largo del encuentro de Koberwitz, con el objeto del intercambio de los resultados de investigación, fue fundado un Círculo de experimentación de agricultores antroposóficos.

Los temas que abordó R. Steiner, o eran especialmente complejos (por ejemplo la individualización del organismo-granja), o afectaban a un ámbito umbral entre medidas físicamente cuantificables y efectos etéreo-espirituales (por ejemplo los preparados o la regulación de mala hierba y parásitos por incineración). De qué forma había de ser investigado esto, no lo describió de manera explícita. Sin embargo del Curso de agricultura se desprende que el agricultor biológico-dinámico era contemplado idealmente como “meditante”, es decir investigador espiritual. No es necesario mencionar que ya para los agricultores de entonces significaba una elevada exigencia. R. Steiner daba por sentado con una cierta naturalidad, que los resultados obtenidos por él con un enfoque científico alternativo, habían de poder ser examinados y expuestos al exterior. Si miramos hoy el desarrollo de estos enfoques científicos alternativos, podemos entonces reconocer con claridad varias fases en las que se ha trabajado de manera muy diversa.

En las primeras décadas (las llamadas fases pioneras), personas individuales desarrollaron principios de investigación muy propios, que la mayoría de las veces fueron tan mal documentados, por lo que hoy prácticamente carecen de significado. Esta fase acabó aproximadamente en los años 70.

Una segunda fase que tuvo como objeto la discusión científica entre el método y las particularidades de la agricultura biológico-dinámica. Comenzó aproximadamente en los años 60 y dura hasta hoy.

Una tercera fase se ve caracterizada por el hecho de que el investigador, junto a sus colegas profesionales refleja su camino de conocimiento personal, y aprende cada vez más a intercambiar abiertamente sus experiencias hacia el camino espiritual. Esta fase comienza de forma relativamente oculta en los años 70 y se manifiesta con claridad a mediados de los años 90.

Principios de investigación

Métodos de creación de imágenes

A partir de la cuestión de Ehrenfried Pfeiffers (1930), de cómo se pueden hacer „visibles“las fuerzas de vida, surgieron en los años veinte los llamados „Métodos de creación de imágenes” (Cristalización de cloruro de cobre, cromatografía, imagen de gota). Estos métodos tienen en común el que se lleva un reactivo (sal, agua) a un estado tal, que por sí mismo se subordina a las imágenes que crean las fuerzas de vida, partiendo de una substancia a examen, para convertirse en el medio que permite la creación de una “imagen”. Esta imagen puede ser interpretado con algo de conocimiento especializado.

Goetheanismo

Al contrario que la forma común de análisis, el Goetheanismo intenta dejar hablar por sí mismo al el objeto de investigación. En vez de descomponerlo en partes aisladas, es descrito de forma íntegra dentro de su contexto. Se permanece siempre en el fenómeno, sin añadir una razón analítico-causal. Esta forma de observación puede ser utilizada para plantas individualizadas (por ejemplo en el cultivo selectivo) o también para la totalidad de la granja.

Investigación suprasensible-meditativa o el hombre como reactivo

Hasta los años 80 y como consecuencia de una viejo hábito del Movimiento antroposófico, no fue documentado nada sobre investigación suprasensible-meditativa. Pero sin embargo, si nos ayudamos con alguna que otra biografía de los pioneros biodinámicos, hay que reconocer rápidamente que sí se hicieron algunas cosas en este ámbito.

Desde hace aproximadamente una década la situación es otra. Existen toda una serie de iniciativas, muchas de ellas en el ámbito biodinámico, que con la ayuda de la percepción suprasensible directa intentan dar respuesta a muchas conmovedoras preguntas. En este contexto se da hoy en día algo muy característico. Muchas personas tienen interés y también la disposición, para tener ellos mismos experiencias suprasensibles. Por ello, cuanta más instruyan y forma den estas personas a sus capacidades, mejor posición tendrán a la hora examinar por sí mismos las experiencias de otras personas. El abismo entre el investigador, que aporta conocimientos y el que hace uso de ellos comienza a desaparecer. El agricultor, así como cada persona en su situación particular, puede intensificar su capacidad de juicio como “meditante”.

Investigación científica de la naturaleza

Ueli Hurter

Las organizaciones que representan a la agricultura biodinámica en los diversos países, asumieron a partir de la segunda mitad del siglo 20 como una de las tareas más importantes, el “demostrar” y concebir la Biodinámica científicamente. Surgieron algunos institutos de investigación, por ejemplo en Darmstadt/Alemania el Instituto de investigación biológico-dinámica en el año 1950, en Järna/Suecia el Instituto del Círculo de investigación nórdico en 1956, en Suiza el FiBL en 1973, en Holanda el Louis-Bolk-Institut en 1976, en los USA el Michael Fields Agricultural Research Institute en 1984. Se trabajó también conjuntamente con instancias universitarias. De esta manera aparecieron a partir de 1973 en la Universidad de Giessen por Eduard von Boguslawski (1905-1999) las primeras disertaciones sobre temas biodinámicos. Una posición relevante toma el DOK-Versuch -Experimentación de tres sistemas de cultivo como se explica a continuación- en Suiza, que fue impulsado por iniciativa política y por centros de experimentación públicos en colaboración con el FiBL como un experimento que compara a largo plazo, a partir de 1977 de tres sistemas de cultivo, dinámico-orgánico-convencional (DOK).

Resultados científico-experimentales

Dr. Jürgen Fritz

Los preparados biológico-dinámicos y la atención a las constelaciones de plantas en la horticultura son rasgos distintivos de la agricultura de la agricultura biológico-dinámica. Ambas medidas pueden ser definidas claramente como variables experimentales. Por ello la investigación sobre cultivo biológico-dinámico en la Universidades, se ha concentrado muy claramente en la aplicación de los preparados biológico-dinámicos y la experimentación sobre sistemas comparativos entre cultivo convencional, orgánico, biológico-dinámico.

En los estudios anteriores de Abele (1973, 1987), Spieß (1978), Kotschi (1980) se examinaba sobre todo si los preparados biológico-dinámicos variaban de forma significativa el desarrollo de las plantas. Fundamentalmente se observaron los objetivos que habían sido formulados por Steiner (1924) acerca del desarrollo de los preparados biológico-dinámicos:

  1. Armonización y normalización del crecimiento de las plantas

Las reacciones de las plantas a la aplicación de los preparados se manifestaban, fundamentalmente cuando las condiciones de crecimiento y almacenamiento no eran del todo óptimas. Esto se mostró en los ensayos expuestos de producción (Spieß, 1978), y de resistencia a la rotura del tallo del cereal (Jost & Jost, 1983).

  1. Ayuda y apoyo a la salud de las plantas

La infestación por el oídio del pepino fue reducida significativamente, en comparación con el control, con aplicaciones de sílice en cuerno (Schneider-Müller, 1991). El número de gérmenes bacterianos, la descomposición y la putrefacción de zanahorias almacenadas fueron reducidos con los preparados de fumigación (Samaras, 1978).

  1. Mejora de la calidad de los alimentos

El contenido en nitratos de zanahorias y espinacas fue reducido, en comparación con el control, con la aplicación de los preparados biológico-dinámicos. Con el aumento del tiempo de almacenamiento de la espinaca y la aplicación de todos los preparados, el contenido en nitritos no aumentó mientras que el contenido en vitamina C prácticamente no disminuyó, comparativamente con el control sin aplicación de los preparados (El Saidi, 1982).

  1. Revitalización de abonos y tierra

En ambos ensayos de abonado continuado y duradero se manifestó una actividad microbiológica mayor del suelo en la variante biológico-dinámica comparativamente a la variante orgánica (Bachinger, 1992, Mäder et al., 2002).

En los estudios más actuales, las cuestiones sobre experimentación para la comprensión y el desarrollo de la aplicación de los preparados biológico-dinámicos se encuentran más en primer plano.

Este sondeo de la ciencia tradicional y la fundamentación de la biodinámica eran y siguen siendo para la aceptación por parte de la sociedad y para la capacidad de diálogo, de gran significación en la sociedad moderna del saber. Para la práctica y el desarrollo futuro del método tiene una función de acompañamiento. Junto a ello, en muchos países se han organizado siempre grupos regionales de agricultores y amigos de la agricultura, con diversos conocimientos de la materia, en comunidades de experimentación, que han trabajado de manera tanto práctica como intelectual en el desarrollo del impulso biodinámico. En algunas regiones, como por ejemplo en Alemania del norte, se ha incidido mucho en este tipo de trabajo y han surgido, tanto desde el punto de vista organizativo como de contenidos, comunidades de aprendizaje de alto nivel.

  • Sitemap
  • Contact
  • Impressum
  • política de privacidad